El Cadejos


El Cadejos

“Tiene un orígen vulgar pero con la edad va cogiendo prestigio y decoro”.

“Fue el tercer hijo varón parrandero y vago de un gamonal de Escazú.Siempre hechado de día, en las noches envolvía un yugo en cobijas, lo ponía en la cama y se escabullía a parrandear. El padre furioso, y los hermanos no mucho menos, le llevaron casi a la fuerza al monte, a “tapar” frijoles. Apenas llegá a la finca se echá a sestear. Entonces ocurriá: el padre le maldijo: “Echado y a cuatro patas seguirás por los siglos de los siglos, amán”. Y súbitamente se transformá en ese perro grande, adusto, flaco, erizo que trota al lado de los parranderos que viven lejos y les acompaña con su trotecillo ligero, triste y advertidor”.

“¿No has oído su aullido venteando la muerte entre los alarmantes cipreses de los cementerios aldeanos? El oye el pasar de las almas que se van, el vuelo de las prófugas del purgatorio y el aletear del Angel del Misterio”.



Dejanos tu Comentario